CASA DEL DEPORTE

ico-clima
20 ºC
Despejado

30 de noviembre 1956: COMO NUNCA, CHILE OBTIENE CUATRO MEDALLAS EN UNA SOLA CITA OLÍMPICA

Lunes 30 de Noviembre de 2020
Tras el histórico jabalinazo de Marlene Ahrens, única mujer chilena en lograr una presea en JJ OO, el boxeador Claudio Barrientos atesoró el bronce en Melbourne, donde los también pugilistas Ramón Tapia y Carlos Lucas treparon al podio.
118 visitas
  • 30 de noviembre 1956: COMO NUNCA, CHILE OBTIENE CUATRO MEDALLAS EN UNA SOLA CITA OLÍMPICA
  • 30 de noviembre 1956: COMO NUNCA, CHILE OBTIENE CUATRO MEDALLAS EN UNA SOLA CITA OLÍMPICA
  • 30 de noviembre 1956: COMO NUNCA, CHILE OBTIENE CUATRO MEDALLAS EN UNA SOLA CITA OLÍMPICA
  • 30 de noviembre 1956: COMO NUNCA, CHILE OBTIENE CUATRO MEDALLAS EN UNA SOLA CITA OLÍMPICA

Con la presea de plata de Manuel Plaza, alcanzada en la maratón de Ámsterdam 1928, el deporte chileno abrió las páginas de su medallero olímpico. Después, los equitadores Óscar Cristi, César Mendoza y Ricardo Echeverría también obtuvieron dos galardones de plata, en Helsinki 1952. Y en los siguientes juegos, celebrados en Melbourne, Marlene Ahrens fue quien inauguró una cosecha inédita en una sola cita de la máxima competición de todos los deportes: cuatro medallas consiguió nuestro país. Tras la marca de La Reina del Atletismo Nacional, que terminó segunda en el lanzamiento de la jabalina el miércoles 28 de noviembre, aparecieron tres cultores del boxeo criollo en tierras australianas, Claudio Barrientos, Ramón Tapia y Carlos Lucas. En día viernes, el Tripa Barrientos ascendió al podio para recibir el bronce de la categoría gallo, luego de derribar al polaco Zenon Stefaniuk y al brasileño Eder Jofre, y de caer por puntos ante el surcoreano Song Soon-Chung en discutido fallo. El mismo día, Tapia noqueó al checoslovaco Julius Torma en duelo por el peso mediano, después de doblegar al polaco Zbigniew Piorkowski también por la vía rápida.

Por su parte, el semipesado Carlos Lucas venció por puntos en las semifinales a otro polaco, Andrzej Wojciechowski, accediendo a la disputa por el reconocimiento de plata. Y en la jornada inicial de diciembre, Tapia y Lucas saltaron al cuadrilátero para materializar un historial jamás logrado hasta hoy por nuestro deporte. El primero, sucumbió en el combate decisivo contra el soviético Gennadi Shatkov antes del campanazo final, mientras Lucas resignó el subtítulo al caer por puntos frente al rumano Gheorghe Negrea. En definitiva, la representación nacional se despidió de Australia con honores, llegando a su país con cuatro lauros jamás conquistados en una solo megaevento. Las páginas pulidas por los atletas chilenos, exiguas pero ricas en esfuerzos individuales, volvieron a relumbrar 32 años más tarde, cuando Alfonso de Iruarrizaga rescató una presea plateada en Seúl 1988, en el escenario del tiro al vuelo...

118 visitas

Comenta esta Nota