CASA DEL DEPORTE

ico-clima
22 ºC
Despejado

1 de diciembre 1990: A TREINTA AÑOS DE LA CARRERA DEL SIGLO, GANADA POR UN CABALLO DE RAZA

Martes 01 de Diciembre de 2020
Bajo el látigo de Luis Muñoz, el mulato preparado por el viñamarino José Tomás Allende conquistó el St. Leger en el Hipódromo Chile. Dos meses después, deslumbrando en El Derby, Wolf logró una inédita Triple Corona.
174 visitas
  • 1 de diciembre 1990: A TREINTA AÑOS DE LA CARRERA DEL SIGLO, GANADA POR UN CABALLO DE RAZA
  • 1 de diciembre 1990: A TREINTA AÑOS DE LA CARRERA DEL SIGLO, GANADA POR UN CABALLO DE RAZA
  • 1 de diciembre 1990: A TREINTA AÑOS DE LA CARRERA DEL SIGLO, GANADA POR UN CABALLO DE RAZA

Nacido en abril de 1988 en el haras Santa Amelia e hijo de Luna Fría y de Domineau, el excepcional Wolf, mulato bello y elegante, cobró presurosamente popularidad continental debido a su inusual jerarquía. En sólo ocho desafíos que encaró en pistas chilenas, el caballo guiado por la fusta de Luis Muñoz y preparado por José Tomás Allende, natural de Viña del Mar a partir de enero de 1961, descolló en todos. Primordialmente en las disputas de la Triple Corona Nacional, partiendo por El Ensayo escenificado en el Club Hípico, donde en octubre de 1990 ganó con holgura de crack. El primer sábado de diciembre de aquel almanaque, la hípica local fue testigo de, quizás, la carrera más electrizante y dramática jamás vista en nuestro país. En la arena del Hipódromo Chile, donde se efectúa el clásico St. Leger, a Wolf lo esperó un especialista en esa superficie con el rótulo de favorito para llevarse la victoria sobre 2.200 metros: Memo, el Rey de la Arena. Y ahí, en el fortín de Av. Vivaceta, ocho ejemplares estamparon una galopada espectacular, aunque seis de ellos lo hicieron como simples comparsas ante la verdadera obra de arte que dibujaron los dos máximos animadores. 



Estos, desde los últimos 800 metros, forjaron un duelo aparte, resuelto a poca distancia de la meta. Luego de un mano a mano monumental sellado en el barrio de La Palma, Wolf y Luis Muñoz superaron a Memo y a Danilo Salinas por un cuerpo y tres cuartos, matriculando un tiempo de 2.15.3 minutos. Pero faltaba la consagración definitiva y el salto a la historia grande: coronarse en El Derby viñamarino como el único caballo en conquistar la Triple Corona, imponiéndose en los tres hipódromos del país. Aquello ocurrió en febrero del siguiente año, derrotando nuevamente a Memo en el Sporting Club, esa vez por más de cinco cuerpos de ventaja. Después de la gloria atrapada en la Ciudad del Deporte, el mulato sin ninguna mancha fue vendido a la hípica de los Estados Unidos, cabalgando posteriormente a Turquía, donde murió en 2002 a los catorce años. 

174 visitas

Comenta esta Nota