CASA DEL DEPORTE

ico-clima
22 ºC
Despejado

18 de enero 1962: Viña, sede del juego bonito y de superastros

Lunes 18 de Enero de 2021
A cuatro meses del inicio de la mayor cita deportiva disputada en Chile, se celebró el sorteo del Mundial del 62.
93 visitas
  • 18 de enero 1962: Viña, sede del juego bonito y de superastros

¿Habrá un acontecimiento deportivo realizado en Chile de mayor relieve al de la Copa del Mundo Jules Rimet 1962? Muy difícil, pero usted determina. Ante todo pronóstico, el fútbol nacional organizó la séptima edición del máximo evento deportivo del orbe, tras, principalmente, un devastador terremoto que sufrió el país dos años antes. Y aquella eterna frase de Carlos Dittborn Pinto, “Porque nada tenemos, todo lo haremos”, comenzó a cristalizarse restando cuatro meses para la apertura de la gran cita, en el Salón de Embajadores del Hotel Carrera, donde se celebró el sorteo encabezado por el presidente de la FIFA, el inglés sir Stanley Rous. Tras la ceremonia, todo el planeta conoció cómo quedaron compuestos los cuatro grupos, disputados en el Sausalito de Viña del Mar, en el Estadio Nacional, en El Teniente de Rancagua y en Arica. En el Viejo Mundo, especialmente, la mirada se posó sobre Viña, arguyendo los analistas europeos: “Qué grupo: Brasil, campeón vigente; Checoslovaquia, una selección que puede aspirar a instancias mayores; y España, con grandes individualidades. Sólo México, en el papel, carece de opciones para avanzar”. Y Sausalito precisamente fue el que acogió a las súper estrellas de la fiesta universal: Pelé (lesionado en el segundo encuentro, ante los checos), Garrincha, Djalma Santos, Mario Zagallo, Didí, Vavá, Zito, Amarildo, Masopust, Puskas, Gento, Santamaría, la Tota Carbajal, Di Stéfano, quien no jugó acusando una lesión, pero sí estuvo en las butacas del fortín viñamarino. Después, en segunda y tercera fases, nuestra ciudad vio a las figuras de Inglaterra y de Yugoslavia (Charlton y Moore; Sekularac y Jerkovic). En Sausalito, incluso, brasileños y checoslovacos fraguaron su derrotero hasta la final, jugada en el Nacional con victoria verdeamarilla. Todo esto ocurrió en la Ciudad Jardín, donde el campeón en Suecia 58 derrotó 2-0 a México en el debut, con tantos de Zagallo y Pelé. Mientras en Santiago, la Roja dio cuenta de Suiza en el estreno por 3-1, el día 30 de mayo, con dos cifras de Leonel Sánchez y una de Jaime Ramírez Banda, en el grupo integrado además por Italia y Alemania Federal. Ochenta y ocho goles se anotaron en 32 pleitos, inaugurándolos el argentino Héctor Facundo en Rancagua, a los cinco minutos de juego. Se cobraron, también, ocho penales, todos convertidos y quedó inscrito el único tanto olímpico de toda la historia mundialista, señalado por el colombiano Marcos Coll en Arica. En mayo y junio próximos, entonces, Viña y la Historia del Deporte ampliará detalladamente lo relativo a la Jules Rimet 1962, metida en el alma del deporte nacional gracias a un tercer puesto y, esencialmente, a una conquista de un jugador Oro y Cielo: Eladio Rojas.

93 visitas

Comenta esta Nota